DALLAS BUYERS CLUB, de Jean-Marc Vallée: VUELVE EL SIDA A LA ALFOMBRA ROJA

Calificación: 6/10.

DBCPóster

Antes de nada, sé que prometí no hablar de las películas de los Óscar. Sirva esta entrada como la excepción que confirma la regla, ya que, como dije también, ha sido muy divertido comprobar cómo académicos, críticos y cretinos en general han tenido que rectificar su opinión sobre el talento actoral de Matthew McConaughey. Por ejemplo, al crítico de la Guía del Ocio le leí a propósito de Los fantasmas de mis ex-novias: “Detestamos aún más si cabe al cachas Matthew McCounaghey, un actor que no es tal y cuyo palmito no anda precisamente sobrado de carisma”. Lean, lean.

Pero aparte de para echar por tierra estúpidos prejuicios, lo último del director de C.R.A.Z.Y. sirve para descubrir a los más jóvenes el impacto que tuvo, a mediados de los años 80, la llegada a Occidente de la enfermedad del SIDA, hoy en día con poca relevancia, hablando de modo global, en el Primer Mundo, pero que entonces se consideró algo así como un castigo divino universal, pues pronto rebasó los círculos de heroinómanos y homosexuales para atacar a lo que se suele conocer como gente corriente. La inconmensurable Ana Curra lo resumió con especial gracejo en una simpar versión de Edith Piaf: “Con el SIDA, se acabó la Movida”.

AMF_7277 (341 of 376).NEF

Dallas Buyers Club se centra en la historia verídica de Ron Woodroof, un integrante de la white trash norteamericana, cowboy de rodeo, electricista, cocainómano y putero, que, al contraer la enfermedad y concederle los médicos un mes de vida, se dedica a consumir y después a difundir los fármacos que atenúan los síntomas en vez de los que supuestamente combaten los anticuerpos (el medicamento conocido como AZN), todo por mediación de un doctor proscrito al que interpreta un soberbio Griffin Dunne.

Aunque ni él ni Jennifer Garner, a la que McConaughey ya le dio réplica en la mentada Los fantasmas de mis ex-novias, son capaces de eclipsar ni un ápice a la pareja protagonista: McConaughey, claro, y Jared Leto, travesti ultra-fan de Marc Bolan, personaje torturado y frágil cuya incompatibilidad de carácter con Woodroof hace irrepetible su relación con este, primero como socios y luego como mutuos apoyos para la supervivencia.

Leto1

La cinta de Vallée posee exactamente todas las virtudes y los defectos de un filme rodado ad hoc para la alfombra roja del teatro Dolby, con el dudoso mérito de exponer un tema que no se paseaba por dicha alfombra desde Philapdelphia, salvo error u omisión. Grandes interpretaciones, sentimentalismo para público de multisalas, una narrativa como el cutis de Jennifer Garner (claro, preciso y sin el más mínimo afeite que deslumbre) y un aparatoso maniqueísmo en pos de los desfavorecidos. Todo visto muchas veces, salvo a Leto y McConaughey en esta tesitura. Va por ellos, y sobre todo por este último, el cual algunos nunca hemos dudado que se trata de un actorazo, no ya desde la soberbia El inocente o la indeleble El chico del periódico, sino, por qué no, desde la muy simpática Cómo perder a un chico en 10 días

AMF_4798 (267 of 320).NEF

* DALLAS BUYERS CLUB (2013). Director: Jean-Marc ValléeINTÉRPRETES: Matthew McConaughey, Jennifer Garner, Jared Leto, Steve Zahn, Dallas Roberts,Denis O’Hare, Griffin Dunne, Kevin Rankin, Lawrence Turner, Jonathan Vane. NACIONALIDAD: EE. UU. La película se estrenó el pasado viernes 14 de marzo, pero puedes descargarla aquí y los subtítulos aquí.

ESTE BLOG TIENE LICENCIA DE CREATIVE COMMONS QUE IMPIDE REPRODUCIR TODO O PARTE DEL CONTENIDO CON CUALQUIER FIN, COMERCIAL O NO.

PARA DESCARGAR CUALQUIER PELÍCULA O SERIE MENCIONADA, PINCHAD SOBRE SU TÍTULO.

TODAS LAS FOTOS ESTÁN EN ALTA RESOLUCIÓN HACIENDO CLIC SOBRE ELLAS (EL COPYRIGHT DE LAS IMÁGENES PERTENECE A SUS RESPECTIVOS AUTORES Y/O PRODUCTORAS O DISTRIBUIDORAS).

PARA CONTACTAR CON EL AUTOR, ESCRIBID UN COMENTARIO.

Garner3

Anuncios