EL DICTADOR, de Larry Charles: LA DICTADURA DEL EXCESO Y LO IRREGULAR

Calificación: 6/10.

Está metida de lleno El dictador en la paradoja de no ser una buena comedia que hace reír demasiadas veces. Y me explico: se encuentra aquejada del mismo mal que casi la totalidad de la comedia americana de hoy en día, y especialmente la gamberra y teen: el gag que funciona siempre va embutido entre dos que no y, al momento, pasa justo lo contrario. Esto abarca desde Judd Apatow hasta las de Drew Barrymore, pasando por Todd Phillips y todo el frat pack.

Y, hablando de este último, Baron Cohen, de nuevo unido al director Larry Charles, oscila entre la voluntariosa (e inofensiva) payasada del Adam Sandler de Zohan y la ferocidad cochambrosa del Ben Stiller de Tropic Thunder. Y tanto Stiller como Baron Cohen aparecen en la última lista de los 10 actores mejor pagados de Hollywood. Se conoce que en estos tiempos hay que reír con ganas, y mejor de lo ajeno (las dictaduras tercermundistas) que de nosotros mismos.

Y aquí es donde Baron Cohen y Larry Charles tratan de envenenar su propuesta, pues al final los dardos van dirigidos contra la democracia estadounidense. Poca cosa frente a la osadía  de los gags, los buenos y los malos,  demasiados, demasiado seguidos y casi inseparables. Hay exceso de todo, incluso de carcajadas, y por eso la balanza se inclina al final hacia el lado positivo.

Dicen que Charles y Baron Cohen han perdido enteros al abandonar el formato del falso documental. No se trata tanto de eso como de seleccionar y hacer limpia, y lo digo también por los del primer párrafo. Y, una vez más, en celuloide funciona mejor lo que se dosifica con inteligencia que lo que se amontona sin orden, concierto ni mesura. Al final hasta los quinceañeros que berrean en los multicines van a acabar añorando la sugerencia y la sutileza…

* EL DICTADOR (2012). DIRECTOR: Larry Charles. INTÉRPRETES: Sacha Baron Cohen, Anna Faris, Ben Kingsley, Megan Fox, John C. Reilly . NACIONALIDAD: EE. UU. La película se estrenó el pasado viernes 13 de julio, pero puedes descargarla aquí

************************************************************************************************

SESIONES GOLFAS

ALICE IN ACIDLAND , de John Donne: DE MAL VIAJE EN LAS SEXPLOTATION MOVIES

Calificación: 5/10.

No os lo vais a creer, queridos lectores, pero todavía queda por ahí algún apólogo de comprarse y descargar todo el cine “legalmente”. Ellos se pierden las joyitas psicotrónicas que hay por ahí pululando y al alcance de todos como Insaciable, de Armando Bó, de la que hablé hace unas pocas actualizaciones, o esta Alice In Acidland, que jamás se atreverían a poner en circulación los distribuidores de DVD, y mucho menos en España.

Alice In Acidland es una sexplotation movie con apariencia de falso documental anti-drogas, aunque recordemos que ya existían a principios de los 30 explotation movies sobre la maldad de los estupefacientes, de las que corrían rumores acerca de su financiación gubernamental. Las más célebres, The Cocane Fiends y Reefer Madness.

No obstante, esta va más a rebufo de las películas sobre drogas alucinógenas de su década, como la mítica The Trip, de Roger Corman, o las también imprescindibles Psych-Out, con un joven Jack Nicholson haciendo de líder de un grupo hippie, y Riot On Sunset Strip. En esta última, curiosamente, también se culpa al LSD de ser desencadenante de orgías sexuales.

Alice In Acidland está rodada en un tosco blanco y negro, con actores que no actúan y personajes a los que se acusa de hippies cuando parecen de todo menos eso. La voz en off asegura que sus desmanes sexuales se deben al abuso de ácido, pero no se les ve consumirlo en ningún momento, al contrario que los porros. Las escenas sexuales softcore se hacen interminables, casi como en las últimas de Jess Franco, y… de pronto, casi al final del metraje, emerge el color, con una de las secuencias psicodélicas más arrebatadoramente bellas que el cine ha dado jamás.

El conjunto, más que a Corman, recuerda al Ed Wood de los 60 unido al infame director Stephen C. Apostolof (Orgy Of The Dead). La banda sonora mataría por tenerla en vinilo. Y la experiencia, extraña y en cierto modo satisfactoria.

* ALICE IN ACIDLAND (1968). DIRECTOR: John Donne. INTÉRPRETES: Colleen Murphy, Buxx Banner, Patty Roberts. NACIONALIDAD: EE. UU. Puedes descargar la película aquí. NOTA: el enlace es en descarga directa y subtitulado en español.

************************************************************************************************

NEW GIRL en la TDT

Parece que por fin una cadena española reacciona a tiempo con una telecomedia norteamericana de éxito. Se trata de Factoría de Ficción, que comienza a emitir hoy jueves 19 de julio la serie New Girl, que protagoniza la actriz, cantante y musa indie Zooey Deschanel.

La primera temporada de New Girl se terminó de emitir en Estados Unidos el pasado mayo. Lo dicho: teniendo en cuenta lo tarde que nos suelen llegar las temporadas de series como Dos hombres y medio, Cómo conocí a vuestra madre o Big Bang Theory (todas se emiten actualmente en Neox), esperemos que esto siente precedente.

Claro que muchos ya nos tragamos la temporada entera en streaming (también está disponible en Torrent). La publicidad no miente: 8 millones de espectadores de media y varias nominaciones a los Globos de Oro. Pero… ¿qué tiene de especial esta enésima serie sobre veinteañeros inmaduros que comparten piso?

No resulta fácil de explicar. New Girl no es novedosa, pero sí especial. Aquí la freak es la chica, el humor muy raramente rebasa el buen gusto, las estrellas invitadas (Justin Long, Dermot Mulroney, Jeanne Tripplehorn) están tan integradas en la trama que apenas lo parecen, y algunos episodios son tan buenos que pasan por largometrajes de 20 minutos. La serie fue creada por Elisabeth Meriwether (Sin compromiso), y por ella han desfilado directores como Jake Kasdan (Bad Teacher) y John Hamburg (Te quiero, tío). Pero, sobre todo, de un planeamiento cien mil veces visto sabe sacar situaciones nuevas y gags desternillantes.

Así que aquí estaba el secreto: volver a contar lo mismo de manera diferente. La primera temporada, salvo un par de capítulos o tres, ha mantenido el baremo de calidad en el notable; veremos la segunda… ¡Ah!, y un último consejo: vedla en versión original, porque el doblaje es atroz.


 

Anuncios