Casi todo el mundo ha acertado con la metáfora: el perturbado realizador Tom Six es la cabeza de su ciempiés humano, y los espectadores, el resto del mismo. Él defeca sus aberrantes fantasías sobre nosotros, solo que en vez de ir directas a la boca, van directas al cerebro, que es mucho peor.

Pero, afinando un poco la maledicencia, la metáfora todavía da para más: el primer episodio de la saga es la cabeza del ciempiés, y los demás episodios, el resto del mismo. Así, todos van heredando los defectos de su predecesor: su supeditación a una sola ocurrencia, su estancamiento una vez que esta hace su aparición, su tendencia al tópico y a la exageración (o a la exageración del tópico) y algunas otras cosas.

Más o menos. Contando con que la primera parte comienza con dos chicas a las que se les estropea el coche, se pierden en el bosque y acaban en casa de un científico loco (literal); y la segunda, con el degenerado más estrambótico posible obsesionado con emular a dicho científico cuadriplicando el número de miembros de su ciempiés sin disponer de material quirúrgico…

Cierto que hay un salto cualitativo de The Human Centipede (First Sequence) a The Human Centipede II (Full Sequence), pero, considerando las dos en conjunto, no se entiende por qué se han convertido en un referente del género y en una referencia habitual en la Aldea Global: tienen ya parodia porno y alusiones en exitosas series como South Park o New Girl. Y todo a costa de una hábil campaña promocional y de las prohibiciones, como la del estreno en el Reino Unido, que se podría discutir si están justificadas.

Porque The human centipede II ha adquirido la fama de la película más salvaje y aberrante de la Historia del Cine, y contando con que Tom Six pretende superar con la tercera parte su enfermizo humor negro y sus imágenes violentas y macabras, podemos decir que ha vuelto el debate de si todo es filmable. Es decir: el mismo debate que trajeron antes Martyrs, A serbian film, Audition, las de Saw, todo lo de Buttgereit y, tiempo más atrás, Saló. Si se me permite mi aportación, todo es filmable, sí… si se filma bien.


Y es que First sequence resulta formal y narrativamente plana y su desarrollo, moroso y plomizo. En cuanto Full sequence, gana algo con la fotografía en blanco y negro, el tour de force de sangre y heces y las coñas a costa de los fans del gore, pero molesta su falta absoluta de rigor y de verosimilitud, las ínfulas del de detrás de la cámara y, desde luego, la sobreactuación del protagonista Laurence R. Harvey. Al final, Full sequence, a pesar de superar a su predecesora, se queda en algo a  así como un cruce entre Haneke y Álex De La Iglesia si ambos estuviesen empapuzados de las mismas drogas que el protagonista de A serbian film.

En conclusión, la saga de The human centipede solo destaca, como dijo Roger Ebert, por infligir castigos más terribles a sus víctimas (entiendo que Ebert no ha visto el martirio final de la mencionada película de Pascal Laugier). Recomendable para estar al día e informar al resto del grupo de amigos en tertulias alcohólicas, pero que nadie le exija calidad cinematográfica al asunto.

* THE HUMAN CENTIPEDE: FIRST SEQUENCE (2009). DIRECTOR: Tom Six. INTÉRPRETES: Dieter Laser, Akihiro Kitamura, Andreas Leupold, Ashley C. Williams, Ashlynn Yennie. NACIONALIDAD: Holanda/Reino Unido.  Puedes verla online y descargarla aquí. Calificación : 4/10.

 
* THE HUMAN CENTIPEDE II: FULL SEQUENCE (2011). DIRECTOR: Tom Six. INTÉRPRETES: Laurence R. Harvey, Ashlynn Yennie, Dominic Borrelli, Georgia Goodrick, Lucas Hansen, Emma Lock, Dan Burman. NACIONALIDAD: Reino Unido. Puedes verla online y descargarla aquí. Calificación: 5/10.

Anuncios